Seleccionar página

Cómo planificar las inversiones en tu proyecto empresarial

Nuestras inversiones no deberían ser algo aleatorio que hacemos en función de que tengamos cash o no. No se trata solo de saber cuánto dinero necesitas, sino también de entender en qué y cuándo invertir para maximizar el retorno. Es por esto que en este post profundizaremos en cómo planificar las inversiones en tu proyecto empresarial.

Si realizas inversiones solo en base a que tengas el efectivo para poder hacerlo, es muy probable que sean tus emociones las que estén tomando las riendas, y en muchos casos, esas emociones, no van a querer lo que más le interesa al negocio a nivel de rentabilidad.

Así que, entendamos que planificar las inversiones es uno de los innegociables en nuestros proyectos empresariales y veamos los principales puntos que debes tener presente para que sean las inversiones más acertadas.

Este artículo te guiará a través de los pasos clave para planificar eficazmente las inversiones en tu emprendimiento, para asegurar que cada decisión financiera te acerque más a tus objetivos.

Define tu visión y objetivos.

Antes de abrir tu cartera, es crucial tener una visión clara de lo que quieres lograr con tu negocio.

Casi todo es alcanzable, pero debes partir de la base de saber qué es lo que quieres alcanzar. No es lo mismo que queramos crear un negocio que facture 200.000 euros anuales, que queramos uno que los facture semanales o que los facture diarios.

Cada uno de ellos nos requerirá un precio a pagar, y debes tener claro qué objetivos deseas alcanzar y si estás dispuesto a pagar el precio para alcanzarlos.

Establece objetivos específicos, medibles, alcanzables, relevantes y temporales (SMART) para tu proyecto.

Por ejemplo, si tu meta es lanzar una nueva línea de productos en dos años, esto influirá directamente en cómo y cuándo asignarás tus recursos financieros.

Estos objetivos son los que, en gran medida, nos van a marcar los recursos que vamos a necesitar para alcanzarlos. Y por tanto, nos dan la primera guía de aquello que vamos a necesitar y si tenemos los recursos propios o habrá que solicitar financiación externa para hacer una realidad de esos objetivos planificados.

Realiza un análisis financiero detallado.

Comprende tus necesidades financieras realizando un análisis detallado que incluya el capital inicial, los costes operativos, el punto de equilibrio y las proyecciones de flujo de caja. Herramientas como Excel o software de planificación financiera pueden ser de gran ayuda para visualizar tus necesidades de inversión a corto y largo plazo.

En base a estos datos financieros determina cuál es el capital con el que cuentas para poder realizar tus inversiones.

Prioriza tus inversiones.

No todas las inversiones tienen el mismo impacto en el crecimiento de tu negocio.

Prioriza aquellas que generen valor a largo plazo y apoyen tus objetivos estratégicos.

Por ejemplo, invertir en desarrollo de producto o en marketing digital puede ofrecer un retorno más significativo que renovar tu oficina en las etapas iniciales.

Así que, tras averiguar los recursos económicos con los que contamos, decidimos dentro de las inversiones que tendremos que llevar a cabo en nuestro proyecto, cuáles son las más importantes y cuales pasarán a un plazo más largo.

Esta fase de priorización de inversiones es una de las claves más importantes para que no invirtamos solo en lo que nos gusta, sino en aquello que más necesitamos de forma urgente, o que tendría más tasa de retorno.

Explora fuentes de financiación.

No siempre tendrás que llevar a cabo todas las inversiones con fondos propios. Habrá veces que compense el endeudamiento porque exista un coste de oportunidad, o porque la inversión es un imprescindible para poder operar, aunque aún no se tengas los recursos económicos propios.

Evalúa diversas fuentes de financiación. Cada opción tiene sus ventajas y desventajas, así como diferentes implicaciones para el control de tu negocio y tus obligaciones financieras.

Desarrolla un plan de inversión flexible.

El entorno empresarial es dinámico, por lo que tu plan de inversión debe ser adaptable. Establece puntos de revisión regulares para evaluar el progreso y ajustar tus planes según sea necesario. Esto te permitirá responder a cambios en el mercado o en tu modelo de negocio de manera oportuna.

No nos cansaremos de decir que lo único constante es el cambio. Y en el mercado, aun más. Inversiones que eran las perfectas a comienzos del año pueden dejar de serla con un avance de la tecnología. O inversiones que eran factibles con un volumen de facturación ,cuando la facturación baja, ya son inviables.

Mide el retorno de la inversión (ROI).

Para cada inversión significativa, calcula el retorno de la inversión esperado.

Esto no solo te ayudará a tomar decisiones más informadas, sino que también te permitirá evaluar el éxito de tus inversiones a lo largo del tiempo.

Herramientas analíticas y métricas clave de rendimiento (KPIs) serán tus aliados en este proceso. Así, basarás tus decisiones en datos y no solo en me gusta o no me gusta.

Consulta con expertos.

No subestimes el valor de una buena asesoría.

Consulta con asesores financieros o mentores empresariales antes de tomar decisiones de inversión importantes. Su experiencia puede ofrecerte perspectivas valiosas y ayudarte a evitar errores costosos.

Y ahora bajémoslo a tierra con un ejemplo práctico.

Ejercicio práctico.

Imagina que diriges una startup tecnológica y estás considerando invertir en una campaña de marketing agresiva.

Antes de proceder, evaluarías el impacto potencial de esta inversión en tu adquisición de clientes y crecimiento de ingresos, comparándolo con otras posibles inversiones, como el desarrollo de producto o la expansión del equipo.

Es decir, al dirigir una startup tecnológica y contemplar la posibilidad de lanzar una campaña de marketing agresiva, el primer paso es realizar un análisis detallado del impacto potencial de dicha inversión.

Investigación y definición de objetivos.

Esto implica investigar y proyectar cómo la campaña podría aumentar la visibilidad de tu producto, atraer a nuevos clientes y, en última instancia, impulsar tus ingresos.

Para ello, deberías comenzar por definir claramente los objetivos de la campaña, identificar el público objetivo, y seleccionar los canales de marketing más efectivos para alcanzar a ese público.

Análisis financiero.

Luego, estimarías el coste total de la campaña, incluyendo publicidad pagada, creación de contenido, y posiblemente la contratación de una agencia de marketing. Este análisis debería proporcionarte una proyección de cuántos nuevos clientes podrías adquirir y cómo esto afectaría tus ingresos.

Comparación de las inversiones.

Paralelamente, compararías esta inversión con otras opciones, como el desarrollo de producto o la expansión del equipo.

Esto significa evaluar cómo estas alternativas podrían contribuir al crecimiento a largo plazo de tu startup.

Por ejemplo, invertir en el desarrollo de producto podría resultar en una oferta más competitiva que atraiga naturalmente a más clientes sin la necesidad de una inversión significativa en marketing.

Del mismo modo, expandir tu equipo podría mejorar la capacidad de tu startup para innovar y servir a tus clientes, lo que indirectamente impulsa el crecimiento de ingresos.

En conclusión.

La clave aquí es ponderar los costes iniciales, los beneficios a largo plazo y los riesgos asociados con cada opción.

Al final, esta comparación detallada te permitirá tomar una decisión con más datos, sobre dónde invertir para maximizar el retorno y asegurar el crecimiento sostenible de tu startup tecnológica.

Conclusión.

Planificar las inversiones en tu proyecto empresarial es un ejercicio de equilibrio entre tomar riesgos calculados y proteger tus recursos.

Al seguir estos pasos, estarás mejor equipado para tomar decisiones financieras que no solo sean sostenibles, sino que también aceleren el crecimiento y éxito de tu emprendimiento. Recuerda, la clave está en invertir inteligentemente, no solo financieramente.

Y ya sabes, si todo esto te resuena y quieres saber más aquí te dejamos el enlace para que puedas acceder a una clase gratuita que te de las claves estratégicas para convertir tu proyecto en un negocio rentable.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MASTERCLASS GRATUITA

MASTERCLASS GRATUITA

30 Minutos de Formación donde aprenderás a organizar y mejorar tu negocio con técnicas efectivas de gestión y planificación.

You have Successfully Subscribed!