Gracias por compartir estos minutos conmigo, hoy te contaré que factores influyen en la motivación laboral y como implementarla.

Es evidente que a mayor motivación mayor rendimiento. De ahí, que para las empresas sea tan importante el conocer y activar la motivación en sus trabajadores.

Si esta motivación no está activada, difícilmente conseguiremos que el trabajo en equipo funcione y que el equipo esté al máximo potencial.

En el trabajo pasamos muchas horas al día, muchas horas de nuestra vida se van en el trabajo. Así que no sólo es importante la remuneración que tenemos a final de mes, sino que es de vital importancia el grado de motivación que nos aporte nuestro trabajo.

Creceremos tanto profesionalmente como seamos capaces de hacerlo personalmente. Y, por ende, las compañías crecen tanto como lo hacen las personas que forman parte de la misma. Trabajadores que estén cero motivados y mostrando su lado gris, difícilmente lograrán que una compañía saque todo su potencial y luz. Y es que es importante recordar que el recurso más valioso de cualquier empresa son las personas, así que es básico, buscar como trabajadores compañías que nos motiven y como empleadores trabajar para motivar a nuestros trabajadores.

Tipos de motivación laboral

Respecto a la motivación hay múltiples teorías, desde Maslow, Teoría de las expectativas de Vroom, o la Teoría de McClelland, entre muchas otras.

Si clasificamos la motivación por su origen podríamos hablar de motivación extrínseca o intrínseca, como ya os explicamos en un anterior video.

A groso modo, la intrínseca se genera a partir de nuestros factores internos y la extrínseca se induce con factores externos. Sobre la extrínseca es sobre la que tiene más poder de actuación la empresa, subiendo salarios, promocionando, etc.

A pesar de lo que se suele pensar, no siempre el salario es el principal incentivo que pueden usar las empresas. Cada vez, en mayor medida, los principales incentivos los ocupan medidas como conciliación familiar, reconocimiento, autonomía, flexibilidad, el buen clima de trabajo o el compañerismo.

Y otro factor importante es que no en todos los sectores son importantes los mismos incentivos. Ya que puestos de trabajo distintos y con diferente intensidad o física o emocional, conllevan que los incentivos que pueden activar la motivación sean distintos.

Por ejemplo, para un trabajador de la construcción que su trabajo se ha de realizar en horas de luz y no en las horas de más intensas temperaturas, por ejemplo, quizás no sea tan importante la flexibilidad horaria, ya que dichas horas las determina la naturaleza y sus ciclos. Y, sin embargo, para un puesto de trabajo en el que no influyen las horas lumínicas o la temperatura si puede cobrar importancia el incentivo de flexibilidad horaria.

Lo que es evidente, es que cada vez tenemos mayor conciencia que nuestra vida no puede estar tan delimitada en departamentos estancos. Por mucho que digamos que al salir del trabajo colgamos en una percha los problemas laborales, o al salir de casa colgamos los problemas familiares. Somos la misma persona en uno y otro lugar, con lo que si en uno de ellos no nos sentimos plenos difícilmente tendremos la sensación de felicidad o plenitud.

También podemos clasificar la motivación en función del carácter del estímulo percibido. Puede ser positiva cuando se recibirá una recompensa, o negativa cuando de lo que se huye es de una amenaza o castigo. A largo plazo las motivaciones que tienen su fundamento en estímulos negativos acaban explotando, no siendo lo más optimo que una empresa pueda usar.

Factores que influyen en la motivación laboral

  • El puesto de trabajo: si es un trabajo acorde a la percepción que el trabajador tiene de sí mismo, o por encima o por debajo. Si supondrá un reto alcanzable o un imposible de ejecutar eficientemente. O si es un trabajo que implica continuo aprendizaje y crecimiento.
  • El clima de trabajo o ambiente laboral: este es uno de los factores que más influirá. Siendo en muchos casos el factor determinante para seguir en la empresa o dejarla. Incentivar el compañerismo, la cooperación y la sensación de seguridad entre los compañeros de trabajo es básico.
  • Independencia: como en todo, en su justo punto medio. La mayoría de los trabajadores buscan la independencia para poder desarrollar sus tareas, pero no la carga de toda la responsabilidad. La autonomía gestionada en su justa medida, le hará sentir al trabajador que forma parte de la empresa y de ahí que sea considerada su opinión y acciones como un punto importante.
  • Condiciones laborales: un salario acorde al puesto, bonos o primas cuando se alcanzan determinados objetivos, conciliación laboral, flexibilidad presencial u on line y flexibilidad horaria son de los factores que más pueden influir en el grado de motivación de un trabajador.

¿Cómo implementar la motivación laboral?

Y; ¿qué acciones puede llevar a cabo una empresa para potenciar la motivación laboral? Os contamos las 3 más importantes:

  • Remuneración e incentivos: esta es la más básica. Salarios justos y acordes al trabajo desempeñado, con actualizaciones con el paso del tiempo. Así como incentivos cuando se superan determinados retos u objetivos. Dichos incentivos pueden ser económicos, días libres, o retribuciones en especie.
  • Definir claramente el puesto de trabajo: así como los objetivos que se espera que alcance el trabajador. Cuando los objetivos están expresados claramente, el trabajador sabe hacia donde se tiene que dirigir y le queda claro el hito que va superando, lo que conlleva sensación de logro y por ende mayor satisfacción. Y cuando el puesto de trabajo no está definido claramente el trabajador siente incertidumbre e inseguridad e incluso sensación de pérdida.
  • Posibilidad de crecimiento laboral y aprendizaje: Que el trabajador no sienta que se quedará estancado y no continuará creciendo. Esta posibilidad de ir a mejor es un importante motivador. Y no promocionar hasta que la persona ocupe el puesto para el que es inepta. Es muy importante que el puesto sea el adecuado para el trabajador, ni por encima de sus habilidades ni por debajo, pues en ambos casos acarrea sensación de frustración.

Y recordando la frase de Victor Pauchet “El trabajo más productivo es el que sale de las manos de una persona contenta”

Síguenos en nuestras redes sociales facebookinstagram y youtube.

Y si deseas recibir más contenido para ayudarte en tu proceso de crecimiento personal, aquí te dejamos la suscripción, para que puedas recibir la guía CCD, una guía de herramientas prácticas que te ayudará a conectar contigo misma.